¿Qué es el hipotiroidismo congénito?

Los recién nacidos que no pueden producir suficiente hormona tiroidea tienen hipotiroidismo congénito, también conocido como hipotiroidismo neonatal, lo que significa que nacen sin la glándula tiroides o que esta no funciona bien. Si esta afección no se diagnostica y trata, los niños pueden sufrir trastornos neurológicos irreversibles y problemas de crecimiento. Pero lo bueno es que un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado pueden evitar estos problemas. En la mayoría de los casos, esta afección es permanente, y su hijo necesitará tratamiento de por vida. Aproximadamente 1 de cada 2,000 a 4,000 bebés nace con hipotiroidismo congénito. Es dos veces más frecuente en las niñas que en los niños.

¿Cuáles son las causas del hipotiroidismo congénito?

Las causas más comunes son:

  • Falta de desarrollo en la glándula tiroides
  • Una glándula tiroides que no está ubicada donde debe (en el cuello, debajo de las cuerdas vocales o la laringe)
  • La falta de glándula tiroides

Estas anomalías no se heredan de los padres. Otras posibles causas incluyen:

  • Producción defectuosa de la hormona tiroidea (una afección hereditaria)
  • Problemas con la glándula pituitaria (ubicada en la base del cerebro), que envía señales a la tiroides para que produzca la hormona tiroidea
  • Un factor menos común es que la tiroides defectuosa de la madre o los medicamentos que tomó durante el embarazo causen el hipotiroidismo congénito.

¿Cuáles son las señales y los síntomas del hipotiroidismo congénito?

Muchos bebés con hipotiroidismo congénito parecen normales al momento de nacer o durante varios meses después del nacimiento. Pero otros pueden presentar estas señales y síntomas:

  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos)
  • Estreñimiento
  • Falta de tono muscular
  • Aletargamiento
  • Llanto ronco
  • Problemas de alimentación
  • Lengua larga y abultada
  • Cara con apariencia hinchada
  • Abdomen hinchado, a veces con hernia umbilical
  • Cráneo con grandes partes blandas

La deficiencia de la hormona tiroidea también puede ocurrir en bebés mayores o niños pequeños, incluso si los exámenes al momento de nacer fueron normales. Si su hijo muestra señales y síntomas de hipotiroidismo, consulte con su médico inmediatamente.

¿Cómo se diagnostica el hipotiroidismo congénito?

A la mayoría de los recién nacidos en Estados Unidos se les hace una prueba de hipotiroidismo congénito como parte de las pruebas de detección estándar. Estas pruebas detectan casi todos los casos de hipotiroidismo congénito. Los médicos examinan el nivel de los siguientes componentes en la sangre:

  • T4, una de las hormonas tiroideas
  • La hormona estimulante de la tiroides (TSH), una hormona producida por la glándula pituitaria que envía una señal a la glándula tiroides para que produzca la hormona tiroidea

Un nivel bajo de T4 y un alto nivel de TSH indican un diagnóstico de hipotiroidismo congénito. Los médicos también pueden hacer una gammagrafía de la tiroides o una ecografía para ver el tamaño y la ubicación de la tiroides, o para ver si falta del todo.

¿Cuál es el tratamiento para el hipotiroidismo congénito?

Todos los días, usted le dará a su bebé una forma de reemplazo de la hormona tiroidea para sustituir la hormona tiroidea faltante. Deberá triturar la píldora de la hormona y mezclarla con una pequeña cantidad de agua, leche materna o fórmula. No la mezcle con fórmula a base de proteína de soja, ya que puede interferir con la absorción de la hormona tiroidea. Luego se la dará a su bebé por boca con un gotero, una jeringa o una tetina. El tratamiento empieza tan pronto como sea posible después del nacimiento. En la mayoría de los casos, su hijo tendrá que tomar la hormona tiroidea a diario por el resto de su vida.

Hable con su médico para saber cada cuánto deberá asistir con su hijo a las visitas de seguimiento. El médico le recomendará análisis de sangre para verificar que los niveles hormonales de su hijo estén regularizados, incluso un mes después de cualquier cambio en la dosis, para asegurarse de que su hijo esté recibiendo la cantidad correcta de la hormona. El médico también debe controlar el crecimiento del niño y el desarrollo cerebral.

Hecho con por MANU