La fertilidad femenina comienza a declinar muchos años antes de la aparición de la menopausia a pesar de los ciclos ovulatorios regulares. Aunque no existe una definición estricta de la edad reproductiva avanzada en las mujeres, la infertilidad se hace más pronunciada después de la edad de 35. Un informe clásico sobre el efecto de la edad en la fertilidad femenina  encontró que el porcentaje de mujeres que no usan anticonceptivos que se quedaron sin hijos aumentó de manera constante según su edad en el matrimonio.

Predicción de la fertilidad potencial en pacientes del sexo femenino

El potencial reproductivo de una mujer disminuye con la edad. Esto se refleja en la disminución de la capacidad de concebir (quedar embarazada) y un aumento en la tasa de abortos espontáneos (abortos). Aunque la fecundidad (la capacidad de lograr un embarazo que se traduce en un nacimiento vivo) disminuye en todas las mujeres a medida que envejecen, la edad precisa cuando la mujer ya no puede concebir varía entre los individuos.

Aproximadamente un tercio de las parejas en las que la pareja femenina es de 35 años o más tendrá problemas de fertilidad. Se estima que dos tercios de las mujeres no podrán quedar embarazadas espontáneamente después de los 40 años Varias pruebas pueden ser útiles para evaluar el potencial de fertilidad en pacientes mayores. Para los pacientes con una fertilidad potencialmente baja, el uso de donantes de óvulos o la donación de embriones puede ser considerado.

Indicadores del nivel de fertilidad

  1. Los niveles de FSH, LH y estradiol Día 3  La determinación de las concentraciones en sangre de la hormona estimulante del folículo (FSH) y los niveles de estradiol en el día 3 del ciclo menstrual  se ha utilizado para estimar el potencial de fertilidad. Las mujeres con niveles elevados de mediciones de FSH y / o de estradiol en el día 3 del ciclo tienen tasas de embarazo muy pobres tanto con inducción de la ovulación y  como con la fecundación in vitro (FIV). Más recientemente, se ha demostrado que las mujeres con niveles elevados en sangre de la hormona luteinizante(LH) en el día 3 del ciclo también tienen pobres resultados del embarazo con la terapia de fertilidad.
  2. La hormona Anti-Mulleriana – otro indicador de potencial de fertilidad se utiliza para proporcionar una medida objetiva de la condición de la reserva ovárica y potencialmente ayudará a predecir la respuesta a los protocolos de estimulación ovárica.
  3.  Las gonadotropinas concentran mezclas de FSH y LH o FSH solamente y se suministran con inyecciones para estimular que el ovario  produzca múltiples óvulos en la preparación para diversas terapias de fertilidad. La cantidad de gonadotropinas requeridas para inducir el desarrollo del óvulo aumenta con el aumento de la edad cronológica. Las pacientes que requieren grandes cantidades de gonadotropinas para inducir el desarrollo del óvulo generalmente tienen tasas de embarazo más bajos tanto con la terapia de inducción de la ovulación como en la fecundación in vitro.

Actualmente varios métodos de laboratorio se utilizan  para medir los niveles sanguíneos de FSH, LH, estradiol y AMH. La medición de estos niveles hormonales puede variar considerablemente dependiendo del método de laboratorio particular utilizado. Por lo tanto, puede ser difícil comparar los niveles sanguíneos de estas hormonas que se miden en diferentes laboratorios o por diferentes técnicas de laboratorio. Es importante que los valores normales y anormales de las pruebas se basen en las tasas de embarazo logrados por las mujeres estudiadas en un centro concreto, utilizando los mismos métodos de laboratorio.